La principal diferencia entre formación bonificada y subvencionada.

La principal diferencia entre formación bonificada y subvencionada.

Si estás pensando en ampliar tu formación para incrementar tus conocimientos, descubre que es la formación programada  y cómo acceder a sus acciones formativas.

Todas las acciones formativas te permitirán que la enseñanza obtenida te conduzca a un mejor puesto de trabajo. Lo que repercutirá favorablemente en el proceso de mejora de nuestra calidad de vida.

La formación bonificada es la formación proporcionada por todas las empresas a sus empleados. Se trata de un plan estatal de ayuda para la formación continua de empleados en activo. Citado plan o programa es gestionado por la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo .

Tal iniciativa de formación profesional para el empleo se encuentra conducida a la mejora, actualización y adquisición de conocimientos, y cualificaciones profesionales.

Si eres trabajador por cuenta ajena y te estas preguntando si puedes ser beneficiario de esta formación, la repuesta es afirmativa. Ya que la totalidad de empresas cuentan con un crédito de formación. Por lo tanto el empleado no tiene que satisfacer ningún importe para poder ser destinatario. Asimismo conviene señalar que las asociaciones, ONG´s y fundaciones también pueden ser destinatarios de esta ayuda para la formación continua de los empleados que tengan contratados.

En cuanto al objeto de la formación programada, apuntar que las empresas gozan de una libertad absoluta a la hora de elegir la formación que requieren sus empleados. Pueden organizarla cómo y cuándo quieran, bien por sí mismas, o bien agrupándose con otras empresas y delegando todos los trámites en una entidad externa.

Pues bien, ahora que conoces en qué consiste la formación programada y cuáles son sus beneficios, seguramente te estés preguntando, ¿entonces qué es la formación subvencionada? ¿existe alguna diferencia entre formación bonificada y subvencionada? En este artículo te daremos las respuestas.

Diferencia entre formación bonificada y subvencionada.

Como hemos avanzado, la formación programada se basa en un crédito de formación que ostentan todas las empresas. Citado crédito dependerá de dos elementos, de la plantilla media de la empresa, y del importe que empresa y empleados hayan cotizado en concepto de Formación Profesional a lo largo del año anterior.

De esta forma, toda empresa que cotice por sus empleados a la Seguridad Social en este concepto, tiene derecho a una cuota para financiar la formación a sus trabajadores. Por lo tanto, son las empresas las que adelantan el importe de estos cursos, pudiendo bonificar y recuperar esta inversión a través de los seguros sociales que paga por sus empleados. Esto es, a través de bonificaciones en las cotizaciones a la Seguridad Social, con el requisito de que los empelados finalicen de forma adecuada la  acción formativa.

Además, hay  que tener en cuenta, que si la empresa no hace uso de esta cantidad durante el año natural, este crédito no se acumula y se pierde. En congruencia, lo más adecuado y beneficioso para empresa y empleados es hacer uso del crédito que se tenga.

Pero vayamos a la pregunta, ¿cuál es la diferencia entre formación bonificada y subvencionada? 

En cuanto a la diferencia entre formación bonificada y subvencionada, la formación subvencionada son cursos gratuitos tanto para trabajadores como para desempleados. Por lo que cualquiera de ellos pueda acceder a este tipo de formación siempre que cumpla los requisitos establecidos. Tales requisitos dependerán si se trata de cursos subvencionados para desempleados o para autónomos.

Otra importante diferencia entre formación bonificada y subvencionada, es que la formación subvencionada es una financiación totalmente pública. La empresa no bonifica el coste con las cotizaciones como en la formación programada. Además la formación subvencionada se caracteriza porque se puede acceder sin notificar a la empresa, es esa una de las grandes ventajas ya que el trabajador puede decidir en que formarse libremente sin tener en cuenta a la empresa.

En ambos supuestos la formación es totalmente gratuita para el alumno.

Otra de las ventajas de la formación subvencionada reside en que muchos cursos de este tipo de formación te darán acceso a un Certificado de Profesionalidad, un título valido y oficial para todo el territorio nacional, el cual señala que estamos capacitados de forma total para llevar a cabo las funciones o tareas de un puesto de trabajo en específico.

¡Incrementa la satisfacción de tus trabajadores!

En conclusión, proporcionar formación a los trabajadores es algo que toda empresa debería plantearse. Los  trabajadores se sentirán valorados y podrán mejorar profesionalmente, mientras que las empresas tendrán mejores expertos en su plantilla. Sus beneficios son múltiples, mejora las competencias profesionales, así como los itinerarios de formación y empleo de los empleados, incrementa la empleabilidad de los trabajadores, promueve la disminución de la brecha digital que existe, garantizando a su ve el acceso a las tecnologías de comunicación e información.

Ahora que sabes las ventajas y beneficios de ambos tipos de formación, así como quien se puede beneficiar de cada una, tienes la información perfecta para saber qué tipo de formación se ajusta más a tu perfil.

En nuestro catálogo encontraras una amplia oferta de cursos de formación programada de gran calidad.

 

Por INESEM | 26 abril 2019 | Qué es Formación Programada | 0 Comentarios
¡Comparte este artículo con tus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios recientes

No hay comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies